Lynn:
Shhh, es muy importante