Vincent Py: en la fila esperando cumplir el sueño