Esteban Gil: En Yellow apenas soltaron los globos