Abel Vivanco: El inicio