Chelota Figueroa: la gente, llenando estadios coldplay